fbpx
Home / Blog  / La educación en México a un año de la 4T

La educación en México a un año de la 4T

Hace unos días se cumplio el 1er año de la 4T y quisiera hacer algunos comentarios sobre el tema que me mueve y apasiona: La educación.

El 1o de diciembre la SEP por medio de su secretario, manifestó su satisfacción dado que en un año se logró consolidar a la educación como la política pública más importante y prueba de ello es el acuerdo educativo, la nueva escuela mexicana y la armonía al no darse conflictos con los docentes.

También expresó que se aprobaron las reformas a los artículos 3º, 31º y 73º de la Constitución, las leyes secundarias: Ley General de Educación, Ley Reglamentaria para la Mejora Continua de la Educación y Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, además se presentó la Estrategia Nacional de Educación Inclusiva, Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia, y Estrategia Nacional de Mejora de las Escuelas Normales.

Se canceló el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y se dio paso al MEJOREDU, en donde se acabaron las evaluaciones punitivas y se instalaron las evaluaciones diagnósticas, respetando en todo momento al magisterio.

La Creación de 100 Universidades Públicas. hasta lograr el rechazo cero para el ingreso al nivel superior.

y así podemos continuar..

Si me lo permiten yo quiero expresar mi punto de vista:

Aun cuando no dudo que han trabajado, creo que no se puede cantar victoria. No ha quedado claro el qué y el cómo, tanto en el nuevo acuerdo educativo como en la nueva escuela mexicana; y si hablamos de armonía en la relación con los docentes creo que se olvidó mencionar las tomas de casetas, el secuestro de autobuses y las marchas.

Adicionado a esto, un tema preocupante es la gestión del cambio en los docentes, reforma tras reforma le hemos estado requiriendo al maestro que se transforme, evolucione; hace unos años la educación estaba basada en la memoria y la repetición, luego migramos a un modelo constructivista, otro basado en competencias y ahora unos meses antes de iniciar otro año le pedimos que adopte una vez más un nuevo modelo. No me puedo imaginar cómo en el transcurso de unas semanas puedes hacer que un docente deje un modelo y adquiera otro por el solo hecho de ser declarado.

Me queda claro que vivimos en un cambio permanente, surgen nuevos modelos y tecnologías, el estudiante cambia y las instituciones educativas se enfrentan a nuevos desafíos que demandan nuevas y mejores competencias de los docentes para responder a los nuevos procesos.

Dado este contexto, una premisa fundamental en una institución educativa es la capacidad de aprender lo más rápido que sea posible, siendo su única ventaja competitiva sostenible.

Para que un docente aprenda se requiere algo más que modificar una ley o publicar un reglamento, se necesita de su voluntad para experimentar, de una permanente curiosidad del por qué y el cómo de las cosas, de tolerar la diferencia y de volverse aprendiz una y otra vez, lo que para muchos de nosotros puede ser una posición molesta o incómoda.

Un docente no es un profesor de plastilina, como dice Manuel Gil Antón, no se le puede moldear de un día a otro, requiere ser acompañado en el proceso de transformación, brindándole la seguridad de que el camino es el correcto y que se le dará continuidad.

Creo que no estoy inventando el agua tibia, es cuestión de hacer un plan, ejecutarlo y de una vez por todas ponernos de acuerdo en el camino a seguir por los próximos 20 años.

 

 

Autor:

Mtro. Eugenio Euduardo Yarce Alfaro 

Egresado de la licenciatura en Psicología, generación 1984