Home / Visión  / “Reencontrar el Valor del Servicio Público en Nuestra Sociedad; Mi Experiencia en PueblaYork”

“Reencontrar el Valor del Servicio Público en Nuestra Sociedad; Mi Experiencia en PueblaYork”

Patricia Ruiz Navarro

 

Mi nombre es Patricia Ruiz Navarro, orgullosamente graduada de la UDLAP en 1997 de la Licenciatura en Psicología. Soy Doctora en Psicología Social y me desenvuelvo profesionalmente como Directora de las oficinas de “Mi Casa es Puebla” en Nueva York y Nueva Jersey. Mi pasión son los temas de migración, identidad y salud, por lo que,  me siento afortunada de poder brindar servicio a los migrantes poblanos en los Estados Unidos.

 

Para mí, el estudiar en la UDLAP representó materializar un sueño. Como poblana enraizada, siempre quise estudiar en Puebla y qué mejor que la Universidad de las Américas Puebla.

 

El sentido de comunidad en la UDLAP y el apoyo que recibí tanto de la universidad como de los amigos que hice me hacen sentirme muy agradecida.

 

Cuando mi papa falleció inesperadamente, yo estaba en el sexto semestre de la licenciatura.  Además de la pena y el dolor de la pérdida, me acongojaba si podría seguir estudiando en la UDLAP. Tenía entonces una beca trabajando en el Departamentp de Orientación Estudiantil, el apoyo que recibí no sólo me garantizó mi beca pero, seguiría vigente y me ofrecieron otras opciones como la de trabajar en campus si fuera necesario.

 

Otro momento que definitivamente me impulsó a estar donde estoy hoy tiene que ver con mi curiosidad; pero también, la fortuna de atrapar esos momentos que te llegan. En el octavo semestre de la licenciatura, mientras escribía mi proyecto de tesis, jugaba con la selección de fútbol de mujeres (primera generación del equipo) y andaba pendiente de conferencias y actividades que siempre había en el campus. Ahí conocí a un profesor de Connecticut College, que estuvo un semestre de intercambio él dio una plática sobre su investigación en temas de identidad.

 

Me acerque y me ofrecí  de voluntaria en su investigación. Apoyé con la traducción de su cuestionario para un estudio comparativo de alumnos universitarios y más adelante me invitó a presentar parte de los resultados en una conferencia en Chicago.  De ahí, inicié una relación muy importante con quien es hoy, después de 20 años, mi amigo y mentor.

 

Después de graduarme de la UDLAP, trabajé en la Ciudad de México, primero en el área de psicología educativa en temas de orientación vocacional y luego en el área de psicología organizacional, en una empresa de capacitación.  En ambos trabajos afiancé el que me gusta trabajar con la gente y enfocar mis talentos al beneficio y crecimiento propio y de otros.

 

Decidí irme a estudiar un posgrado en el extranjero y consolidar cual sería mi proyecto profesional.

 

Llegué a Nueva York con una beca Fullbright-CONACYT a estudiar la maestría en la New School for Social Research, luego hice el doctorado en The Graduate Center at City University of New York y más adelante realicé un proyecto Post-Doctoral en el Center for Health Equity at Lehman College.

 

Después de muchos años de trabajo académico, recibí la oferta de trabajar para el Gobierno del Estado de Puebla, desde sus oficinas de representación en Estados Unidos, “Mi Casa es Puebla”.

 

Como Directora de ambas oficinas de “Mi Casa es Puebla” en Nueva York, NY y Passaic, NJ he tenido el privilegio de representar a los poblanos, ofreciendo servicios de documentación, protección y salud. Trabajo muy de cerca con el Consulado General de México en Nueva York, con organizaciones comunitarias, con la gente misma que va navegando el sistema y tiene mucho conocimiento.

 

Los beneficios de estudiar en la UDLAP son muchos, en todos sentidos, no sólo por la preparación académica recibida, sino por la proyección profesional que te da el ser egresado de esta gran, sólida e inspiradora casa de estudios.

 

Sin duda, la diversidad de la gente que conforma la comunidad de la UDLAP te forja, te da visión y te presenta alternativas de formas distintas de pensar y actuar.  Lo que aprendes, no sólo en el salón de clases, sino de la gente, puede llegar a impactar tus decisiones profesionales, desde el tipo de empresa, organización o institución para la que te gustaría trabajar hasta el tipo de empresa, servicio producto que quisieras crear, promover o respaldar.

 

Estoy completamente comprometida con trabajar, dentro de lo que esté en mis manos, por dar voz y representatividad a la gente vulnerable y mi trabajo con la comunidad migrante en Nueva York personifica todo eso.

 

Por otro lado, estoy considerando estudiar también la carrera de derecho, ya que lo que veo día a día en mi trabajo tiene que ver con derechos laborales, derechos humanos, derechos de los inmigrantes, derechos de la mujer, derechos de los niños.

 

Todo esto es gracias a la inspiración que encuentro en la comunidad mexicana migrante con la que trabajo y para quien trabajo. Los adjetivos se quedan cortos para describir su espíritu de lucha, capacidad de adaptación, perseverancia y entrega.

 

Por ejemplo:

La mujer que llegó a este país hace más de 20 años buscando apoyar a sus padres y hermanos en sus estudios mandando remesas mes con mes y ahora sólo anhela poder volver a su hogar antes de que sus padres fallezcan, mientras sigue luchando por que sus hijos nacidos en los Estados Unidos no se olviden de ser orgullosamente mexicanos, sin que se sientan discriminados.

 

O, el padre de 3 hijos, todos menores de 10 años, que se parte en mil pedazos para cuidar y criar de ellos, y que vive angustiado por que en cualquier momento se le va a morir su esposa que recién fue diagnosticada con cáncer de estómago y está hospitalizada.

 

Historias como estas, las escucho todos los días… me comprometen a buscar aliados, recursos, canalizar casos y a veces simplemente prestar oído atento; eso como lo agradece la gente.

 

Me gustaría compartir con la comunidad UDLAP algo he aprendido al modelo de vida en Estados Unidos y en particular a Nueva York, aunque la gente vive un ritmo acelerado y que “el tiempo es dinero” siempre puede haber tiempo para hacer trabajo voluntario y siempre puedes tener recursos para donar a alguna causa.

 

Es triste no ver eso en México con más entusiasmo.  Hay un desconecte entre el beneficio propio y el beneficio de quienes nos rodean, conocidos o desconocidos.  Por ello, yo recomendaría hacer voluntariados en proyectos en favor de la comunidad, conectarse con organizaciones sin fines de lucro, con organizaciones gubernamentales, de beneficencia, lo que sea, pero cultiva tus talentos humanos no solo los intelectuales; verás que te reditúa mucho más de lo que esperarías y seguro te abrirá puertas en tu búsqueda de empleos.