Home / Cuéntanos tu historia

Creando el futuro

José María Ramos

 

El decidirte a emprender, como mexicano, no fue un proceso gradual, esperado o fácil. Yo en lo particular estaba muy cómodo trabajando en la petrolera más grande del mundo (Saudi Aramco) al otro lado del mundo, ganando un cómodo salario cuando me decidí a emprender. Cuando comienzas a crecer profesionalmente, es decir, trabajando para alguien, haciendo carrera y currículum, es cada vez más difícil salirte de este camino Godín: Al escalar la escalare corporativa, tus ingresos tienden a subir y vas cayendo en la tentación poco a poco de incrementar tus gastos (y en muchas ocasiones tus deudas). Después de un par de años te das cuenta que si cambias de giro tendrías que sacrificar gran parte del estilo de vida y “seguridad” del que hoy gozas, por lo menos unos añitos.

Recuerda muy bien que el ser humano está programado para evitar el dolor y el sufrimiento (perder lo que ya tiene) de manera mucho más intensa de su otra motivación: Ganar y obtener placer. ¿Te suena familiar? Seguro conoces a mucha gente que le encantaría ser su propio jefe pero tiene demasiadas responsabilidades y no quiere asumir el riesgo. Es totalmente natural y comprensible.

 

¿Qué fue entonces lo que me sacó de mi zona de (híper) confort?

No fue poder de voluntad, bueno, no totalmente. Lo que me hizo cambiar fue que pude cambiar las asociaciones de pérdida/dolor y ganancia/placer en mi mente; te adelanto las circunstancias jugaron un papel clave. Pero aquí viene lo verdaderamente importante, lo que poca gente puede hacer: Adoptaría la fé de que existe una razón para las grandes tragedias de la vida, razón que me darían la capacidad de vivir plenamente.

 

En 2015 mi esposa y yo estábamos esperando un hijo, mismo que perdimos cuando ella tenía 5 meses de embarazo. El golpe emocional fue intenso. Era nuestro primer hijo, y cómo nació vivo aunque por unos minutos, lo llamamos José María, igual que yo: José María Ramos Foncerrada se llamaba.

Para no hacerles el cuento largo, me di cuenta que el sentimiento máximo de dolor ya lo había experimentado; ¿a qué le tenía miedo? ¿A crear una compañía para más tarde quebrarla? Siempre podía hacer otra, pero mi hijo no iba a regresar. Fue en ese momento que me di cuenta que ERA SUFICIENTE, suficiente de perder mi tiempo en un trabajo que no me hacía crecer, en una compañía que desperdiciaba mi talento y potencial y en donde no podía vivir en mis propios términos.

Con el empuje emocional del momento, y después de leer la auto-biografía de Richard Branson “Losing my Virginity”, me inspiré y adopté la convicción de que lo que pasó pasó para que yo pudiera darle a mi familia una mejor vida A LA LARGA, fue entonces que me decidí y empecé a tomar acción para crear una compañía increíble en memoria de mi hijo José.

Dediqué mi todo mi tiempo libre, y gran parte de mis ratos en la oficina a preparar mi modelo de negocios. Me enfoqué no sólo en la parte del negocio, sino a invertir en mi. Comencé a hacer ejercicio como nunca antes, organizando y dando clases de “Bootcamp”. Mi autoestima subió como la espuma, y comenzaba a construir las herramientas que iba a necesitar para ser la cabeza de la compañía que merecía tener.

Doce meses después de intenso trabajo físico y emocional dejé Arabia Saudita y mi salario de jeque para regresar a México, desempleado, armado con mis ahorros y un modelo de negocios medio pulido listo para atacar el mercado de los biocombustibles y bioquímicos en mi país.

 

Les adelanto, una de las cosas más difíciles de comenzar un negocio ambicioso, una visión de negocio “peluda” como le llaman, es el equipo. Es verdaderamente complicado atraer, motivar, inspirar y mantener a un equipo inicial o co-founders en. Aunque estén enamorados de la visión y del plan de trabajo, pocos tienen la convicción y el “hambre” de emprender en un start-up de alto impacto.

¿Recuerdan que haremos más por evitar pérdidas que por asegurar ganancias?

Mis co-founders y colaboradores iniciales no habían experimentado la pérdida de un hijo ni un episodio de la intensidad emocional que los convenciera de la urgencia de emprender, de que este era su camino, su misión en la vida, como lo es para mi. Muchos decidieron quedarse o incluso regresar a sus trabajos anteriores.

 

En México, en base a lo que he visto, es extremadamente difícil encontrarte con alguien con todas las cualidades de un co-founder estrellaa: Que tenga capital disponible para invertir en una start-up, que esté convencido de que la idea es prometedora y que tenga el tiempo para dedicarse a ella por un periodo limitado sin preocuparse por lo que va a comer. ¿Será que la disponibilidad de personas con estas características hacen de Silicon Valley el lugar idóneo para incubar? Muy probablemente. El pequeño equipo que he logrado atraer para trabajar en Vísel Biofuels como co-founders o colaboradores iniciales va ya en su tercera iteración. Van y vienen, pero aquí permanezco yo. Esta es mi visión y mi misión es clumplirla. Ubicar a las personas que mi start-up necesita es y seguirá siendo mi principal prioridad.

 

Aun con los retos que tenemos, Vísel Biofuels sigue adelante, nuestro modelo de negocios es colaborar con los mexicanos que tienen plantas de biodiesel para comprarles su subproducto (su desecho): Glicerina cruda. Mediante nuestra propia tecnología de purificación obtenemos bio-glicerina de alta pureza el cual será vendido como commodity a pequeños consumidores y comercializadores de químicos (B2B). En una fase subsecuente estaremos usando bio-glicerina para producir nuestros propios productos de consumo.

 

En este momento estamos en pleno levantando capital, levantando $2,350,000 pesos ofreciendo el 15.5% de la compañía a cambio. Este dinero será destinado para el desarrollo de nuestra tecnología de purificación (nuestro prototipo) así como el desarrollo de productos terminados de consumo base glicerina; algunas ideas que probaremos:

  • Gel energético para corredores diabéticos base bio-glicerina
  • Productos cosméticos y de cuidado de la piel con bio-glicerina
  • Lubricantes corporales naturales.

 

Si desean cambiar su vida, ya sea en el entorno físico, emocional, empresarial o financiero, tienen que buscar esa urgencia que les haga llegar al punto de ¡YA BASTA! ¡NO ME CONFORMARE NUNCA MAS CON MENOS DE LO QUE MEREZCO”.

Ya sea por desesperación o por inspiración, llegar a este punto es el comienzo de una nueva vida, lo que sigue la parte sencilla, encontrar y seguir las estrategias necesarias para encontrar tu camino.

 

José Ma. Ramos

Founder & CEO

Vísel Biofuels

 

jose.ramos@visel.mx

www.visel.mx

#biorefiner

Contáctanos y cuéntanos tu historia